No quiero que mis impuestos paguen las tetas de nadie y menos las de Belén Esteban



Pues no, no y no, no quiero que mis impuestos paguen las tetas de nadie y menos las de la Potorro, alias Belén Esteban, y no quiero porque está última, me caiga como una patada en el trasero, si no porque hay muchas, muchísimas cosas más importantes a que destinar el dinero de mis impuestos y los de todos los españoles.

No os vayáis a creer, que no tengo corazón y soy una desalmada, que soy una envidiosa, porque a mí las tetas, “me miran hacia abajo” (cada uno puede mirar a donde quiera), pues no, porque yo estoy de parte de todas esas mujeres que han tenido que ponerse prótesis, por mejorar su estética, después de haber padecido un cáncer o por cualquier otro motivo, que le afectara a su salud y es lógico y normal, que si nuestra sanidad se las implantó, que nuestra sanidad se las pague de nuevo, ya que es la responsable de usar esas prótesis, defectuosas, llamadas PIP, pero la de los particulares, es de esos doctores, que cobran millonadas y a buen seguro, no sufrirán grandes pérdidas, por “desfacer el entuerto”, así que, como, dice la sabiduría popular “el que la hace la paga”


También estoy de acuerdo, con todas esas mujeres, que por motivos estéticos, han querido aumentarse, reducirse, estrecharse, engordarse, o lo que sea, el pecho, con motivos tan variados, sentirse más guapas, que los vestidos le siente mejor, que los hombres le miren más el escote, que a otras, que le ayuden a encontrar un marido pudiente, aunque luego la trate como una mujer florero, que le suban la autoestima, para salir en portadas de revistas, dar envidia a las amigas o a la vecina del quinto, etc., etc. y se han ido a una clínica particular y han soltado un pastón, porque le pongan las tetas de sus sueños, que sí, que sí, que me parece genial, porque cada uno hace con su cuerpo y con su dinero lo que le da la gana, así que ahora que la cosa le ha salido mal, que le reclamen a su cirujano particular, y que él corra con los gastos, y no pretendan que la Seguridad Social, o sea nosotros que somos la que la pagamos, le pongan solución a su problema.


Porque yo no estoy dispuesta, a que unas señoras, señoritas u lo que sean, como por ejemplo la del Potorro, alias Belén Esteban, que se colocó unas tetas, para enseñarlas a España entera, en el Interviú, donde la pagaron, más que le costaron las tetas, quiera que ahora se lo arregle la Seguridad Social, es como si pretende, que la Seguridad Social, le arregle, esa nariz, que le dejó mirando hacía el techo, su maravilloso cirujano, se la arreglemos, también nosotros con nuestros impuestos y que ella como Princesa del Pueblo (¿de qué pueblo?, el mío no), se erige se portavoz , de todas las afectadas y desde su silla, de co-presentadora en Sálvame, grita a pleno pulmón, con la boca llena de comida “ Que la Seguridad Social, tiene que hacerse cargo de arreglar sus tetas y las de las demás”

Vamos que esta, pide algo así, como que pongan, al igual que para la Iglesia, una casilla en la que marquemos, si queremos que les pongan tetas gratuitas... ¡anda yaaaaaaaaaaaaa!

Hoy os recomiendo visitar a “Si es lo que parece y su Blog Tó me pasa a mí”. ¡No olvidéis visitarlo"!

19 comments

Leave a Reply

Linkwithin

Vecinos enlazados con la Porteria