Carta a Amy Winehouse en su viaje a la eternidad



Mi querida Amy Winehouse, no sé porque tus pasos te han llevado por esa senda, tan equivocada que escogiste en la vida, que empezó en la Alameda de los Tristes y ha terminado en la Plaza de los Pasos sin Retorno.

Porque Amy, yo que en este blog, te he dado por todos los lados, por tu afán a equivocarte una y otra vez, por tu afán en destruirte, poco a poco, con esa lentitud, de quien ni se quiere ni se respeta, ni le importamos, los que nos emocionamos con esa inmensa voz, de la que has intentado privarnos, pero que te sobrevivirá, porque dicen, y creo que no se equivocan, que tu “amiga más intima, la droga” te ha traicionado y cansada ya de tí, te dio el pasaporte a la eternidad.


Y ahora, Amy, vagas entre nubes, arrullada por el eco de tu voz, que es la que impide, que te vayas para siempre de entre nosotros y yo, que tanto te he criticado, me he emocionado al saber que en el firmamento hay una estrella más, pero he limpiado con rabia, un par de lagrimas que se me han escapado, porque no te perdono, que en ese derecho que has tenido, como ser libre, para equivocarte, no hayas utilizado el mismo derecho, que también tenías, para rectificar y seguir con nosotros.

Nunca como persona te he admirado, pero en el fondo de mi corazón, albergaba la esperanza, de que tu vida diera un giro y fuera tan hermosa como tu voz y me gustaría que tus cortos 27 años, se hubieran prolongado mucho más, pero tú... ¡no has querido, Amy, no has querido y eso no te lo perdono!


No te perdono Amy, pero te aseguro que te voy a echar de menos, que todos te vamos a echar de menos, porque en el fondo, queríamos a esa niña equivocada, que estoy segura, de que si volviera a la vida, seguiría equivocándose, porque nunca estuviste satisfecha contigo misma ni con el mundo que creaste a tu alrededor


Descansa en paz Amy y llena el infinito con el eco de tu voz, porque la vida es dura, real y cruel, y hoy, quizás mañana también, hablaremos de ti y de tu adiós, pero pasado o tal vez, como mucho, al otro, ya nadie se acordará de ti como persona y serás una lapida más en el cementerio del olvido.

¡Adiós Amy, adiós!

Hoy os recomiendo visitar a “Ader y su Blog Ader Comics”. ¡No olvidéis visitarlo!


Abaco de colores

MIS OTROS BLOGS

Directora gerente de hogar Pato carpintero

16 comments

  1. Anónimo

Leave a Reply

Linkwithin

Vecinos enlazados con la Porteria