¡Cómo está el servicio!


La actriz venezolana, Gaby Spanic, que en nuestro país, seguro que es conocida, por los seguidores de las telenovelas, y que siempre hace de villana perversa, llevaba una temporadita que no se encontraba nada bien, al igual que su madre , su hijo de dos años y la niñera.


Viendo que su malestar, en vez de pasarse, aumentaba, visitó al médico, y cual no sería su sorpresa cuando este le dijo, que tenía unos niveles muy altos, de sulfuro de amonio, en sangre, algo muy propio de quien sufre envenenamiento, por este producto.

Gaby, no dudo ni un momento de quien era, la autora su asistenta personal, María Celeste Fernández Babio, porque de envenenar sabría mucho, pero era muy chapucera, ya que era la única de la casa, que no sufría los síntomas, dolores abdominales, vómitos, vértigos, escalofríos, dolores de cabeza y debilidad generalizada. porque cuando le decían que comiera o bebiera algo, se excusaba diciendo que ya venía bebida y comida de casa,¡ Que espabilada, la mujer!

Así que cuando la policía la detuvo, a su vuelta de vacaciones de su país, Argentina, le encontró dos ampollas del veneno, que pensaba seguir utilizando, como hacia desde dos meses antes, con la insana intención de cargarse a toda la familia, niñera incluida, pero afortunadamente fue detenida y todos se salvaron, pero lo extraño de esto, es que se desconocen los motivos del envenenamiento. Tal vez esté descontenta porque la actriz hace de mala, malísima, en todos sus papeles y consideró que ya era hora de cambiar esa situación.

Ahora que está en la cárcel, a lo mejor puede enviarle su currículo a Jennifer López, pues reúne varias de las condiciones, que pide para quien quiera ser su asistente personal, sobre todo el de "insensible", eso sí siempre y cuando no tenga acceso a las bebidas y alimentos.

De buena se han librado Gaby y su familia, y ya puede respirar tranquila, porque todos se recuperan favorablemente ¡Cómo está el servicio, por Dios!

23 comments

  1. En

Leave a Reply

Linkwithin

Vecinos enlazados con la Porteria