El lamento del cornudo


Hoy venía de trabajar (porque estoy trabajando, aunque solo sea un mes) y os juro que después de salir de mi casa esta mañana a las siete, lo que menos deseaba era a la vuelta, a Cartagena, sobre las ocho de la tarde, encontrarme con un atasco monumental en la autovía a la altura de Murcia y sin más compañía que la radio.

Ya no sabía que emisora poner, me aburrían todas, porque los cuarenta principales, eran los mismos de la mañana, la Kiss lo mismo de todos los días, Cadena Dial ídem de lo mismo, Cadena 100 ni te cuento, en las noticias nada nuevo, salvo la hora, así que decidí investigar otros diales y después de varios:
"chirrisssssssssssss,chirriss...tgrisssssssss...prrrrrrrrrrrrrrrssssssschurruuuuuuuuufffff"...
Suena "La Barca de los Panchos", en versión de Luis Miguel... ¡que recuerdos!, más antigua que el Carracuca, pero un bolero es un bolero y este siempre me hizo pensar y meditar, porque si escuchas la letra, sin necesidad de poner mucha imaginación, se llega a la conclusión que es el lamento de un cornudo.

Analicemos:

Él: Se enamora, un flechazo total.

Ella: Se cansa y lo deja, todo tirado, para irse a vivir la vida como y con quien le place.

Él: Después de desearle que se lo pase muy bien se sienta en la playa, todo hecho polvo, a esperar que vuelva de sus pendoneos ¿es o no es?


Claro que Luis Miguel lo dice mucho más fino y dándole más rodeos.



Y todo este rollo para deciros, que a causa del trabajo no tengo tiempo para visitaros y actualizar (¡a que me dejo el trabajo!, jajajaja), pero que no estoy perdida y que estoy deseando llegue el domingo para ir a recoger todos los regalos que tenéis para mi en vuestros blogs, contestar los comentarios y ponerme al día de vuestras cosas.

6 comments

Leave a Reply

Linkwithin

Vecinos enlazados con la Porteria